Os animamos a que visitéis estas pestañas de aquí en la que podréis ampliar información que hemos ido colgando y que ¡no nos daba tiempo a subirla!

NUEVO CONTEXTO HUMANO

El blog de infantil abre su ventana a un nuevo contexto de aula.
La clase ya no es el espacio físico en el que nos vemos las caras unos a otros cada día.
La clase es eso y es también los que no están en nuestro espacio físico pero sí con nosotros en la Red.
¡En cualquier lugar del mundo!
Compartiendo ilusión, proyectos, recursos...creando entre todos la nueva cultura del s.XXI.
CULTURA NUEVA PARA TODOS

Monday, 6 April 2009

Y desde el blog de los amigos de Hayley



Fuente: Baby Blog


En el libro de Robert. J. Mackenzie 'Poner Límites. Cómo educar a niños responsables e independientes con límites claros' (Ed. Medici, 2006) además de explicar la importancia de poner límites claros, explica una serie de pautas para que los padres identifiquen claramente cuál es su estilo educativo (punitivo o permisivo) y cómo salir de él para aplicar un estilo más 'democrático'.
Se enseña a los padres a establecer límites y a aplicar consecuencias.
Es un libro fácil de leer y con muchos ejemplos en los que los padres se sienten identificados, y es útil para los padres desde que sus hijos son pequeños hasta que se convierten en adolescentes.
Uno de los aspectos más interesantes es el de la aplicación de consecuencias. Cuando uno establece un límite espera que su hijo lo respete, pero no siempre es así. Habitualmente después de poner una norma, si no se cumple, los padres llevan a cabo numerosas intervenciones verbales (avisan varias veces, gritan, amenazan, razonan, pactan, ruegan para que se porte bien, critican) y cuando nada de esto funciona, entonces actúan desesperados y habitualmente muy, muy enfadados. Ahí entonces actúan: aplican un castigo o les dan un cachete.
¿Son necesarias tantas intervenciones verbales y llegar a enfadarse para que a uno le obedezcan? En realidad no, y el autor propone un método muy sencillo: Respaldar los límites con consecuencias.
Para eso plantea tres técnicas para aplicar los límites:
Verificación: comprobar que nos ha oído, así que no es necesario repetir.
Corte: no hay opción a discusiones, quejas o tratos.
Tregua: si una o las dos partes están muy enfadadas hay que dar un tiempo de tregua para que una o ambas partes se calmen antes de resolver el problema.

No comments: